Si ves algo que te guste y lo quieres de otro color, con otra flor o planta, de otro tamaño o con otro acabado, o incluso algo que no tenga nada que ver con flores, lo puedes pedir. Intentaremos hacer realidad tus sueños si nos escribes a enflorarte@telefonica.net y nos indicas lo que quieres.

Sobre nosotras

Cómo empezó todo

Desde siempre nos han gustado las manualidades y cualquier trabajo que pudiera realizarse de forma artesanal. De pequeñas solíamos pintar figuras de escayola que comprábamos, o bien de arcilla que hacíamos nosotras mismas; a veces también nos fabricábamos cuadernos para el colegio, o nos hacíamos marcapáginas prensando alguna flor (utilizando un tomo de las páginas amarillas...) y plastificándolo después con el forro adhesivo de los libros; también nos hacíamos nuestros propios artículos de bisutería, e incluso decorábamos objetos de madera pintándolos con algún motivo. Nos gustaba probar cosas diferentes y experimentar.

Después de muchos experimentos, parecía que lo de hacer trabajos artesanos con flores secas fue lo que más nos apetecía. Y empezamos a dedicarnos a la artesanía algo más en serio a través de Joan Kaiser, la bibliotecaria de Fresnedillas de la Oliva, a la que conocimos totalmente por casualidad. Fue ella, como gran organizadora de todo tipo de actividades, quien nos dio a conocer más detalladamente los entresijos del mundo artesano, y fue a través de ella como empezamos a participar en diferentes ferias, a conocer a otros artesanos y, en definitiva, a adentrarnos en el mundillo.

Finalmente, presentamos en la Comunidad de Madrid la memoria y los informes necesarios para obtener el carnet con el que se te reconoce como artesano y se te incluye en el registro de artesanos de la comunidad; en este registro estamos incluidas las dos desde el año 2008. También tuvimos una época en la que nos asociamos con otras artesanas y hasta teníamos un local compartido, en un centro comercial madrileño, en el que vendíamos nuestros productos. Pero después de esa época tormentosa (nuestra experiencia en la asociación no fue demasiado buena, que digamos), decidimos que seguiríamos con la actividad pero por nuestra cuenta; como nos llevamos bien y nos gusta hacer cosas juntas, pensamos que no merecía la pena meterse en líos de trabajar con más gente. Y hasta hoy...