Si ves algo que te guste y lo quieres de otro color, con otra flor o planta, de otro tamaño o con otro acabado, o incluso algo que no tenga nada que ver con flores, lo puedes pedir. Intentaremos hacer realidad tus sueños si nos escribes a enflorarte@telefonica.net y nos indicas lo que quieres.

Reunión de siresas

Esto de internet es todo un mundo de sorpresas; gracias a Ciao!, esa página en la que se pueden escribir opiniones sobre infinidad de productos, conocimos a varias personas con las que primero tuvimos trato a través de la página; pero, con el tiempo, decidimos traspasar las pantallas y nos animamos a conocernos también en la vida real.

De esto hace ya casi dos años, y ahora formamos un grupo de amigas (apodadas siresas por nuestra querida Yolanda; en su opinión correspondiente encontraréis la explicación) con las que hemos descubierto no sólo que tenemos muchas cosas en común, sino con las que nos lo pasamos genial cada vez que nos reunimos, cosa que intentamos hacer al menos una vez al mes.

Pues bien, nuestra última (por el momento) reunión del pasado 30 de septiembre fue también en cierto modo una despedida, ya que una de nosotras, Conchi, se trasladaba fuera de Madrid por motivos de trabajo; así que decidimos aprovechar la ocasión de vernos porque no sabemos exactamente cuándo vamos a poder coincidir todas de nuevo; eso sí, esta vez hubo pleno y pudimos estar las siete.

Las seis restantes, a espaldas de Conchi, estuvimos maquinando hacerle un regalito de despedida; en estos casos siempre es muy socorrido lo de la tarjeta para que la firme todo el mundo, así que pensamos que, además de los regalos, eso también sería buena idea. Pero claro, la vena imaginativa nos puede y se nos ocurrió que lo suyo sería darle a Conchi no una tarjeta comprada en cualquier tienda, sino una totalmente personalizada, que hiciéramos nosotras mismas y por lo tanto fuera única. Y Estrella y yo nos pusimos manos a la obra.

Lo primero que hicimos fue comprar una cartulina pequeña para hacer la tarjeta, simplemente doblándola en dos partes; la elegimos de color celeste porque nos sonaba que es uno de los colores que le gustan a Conchi, y además compramos también unos pliegos de papel de seda, con fondo celeste y tonos azules y verdes, que en un principio no teníamos muy claro para qué podríamos usar pero que nos gustaron tanto que pensamos que ya les encontraríamos alguna utilidad.

Al final, estos papeles los utilizamos para envolver una de las partes de la caja en la que guardamos los regalos para Conchi; además, también le pusimos una decoración personalizada, con su nombre y una etiqueta que llevaba una ilustración de una muñeca japonesa (es que le gusta mucho esto de lo oriental).



Lo siguiente era pensar qué motivo podríamos poner en la tarjeta; la idea la teníamos clara: dado que queríamos que  fuera personalizada, estaría genial que en ella apareciera Conchi por algún sitio. Y cuando llegó el momento, se nos ocurrió que quizá tendría su gracia que fuéramos nosotras mismas las que también apareciéramos en la tarjeta, junto a Conchi... Pero vamos por partes.

Hace años que practica el karate, así que hicimos un montaje utilizando una fotografía suya más una ilustración de un karateka:


Como además se trataba de una despedida, dibujamos en el interior de la tarjeta un avión de los que llevan detrás un cartel publicitario, con el mensaje "hasta pronto". Y debajo del avión, repartidas en ambos lados, todas nosotras caracterizadas como muñequitas japonesas, que a Conchi le gustan las cosas orientales y nos pareció una idea simpática. A las demás les dijimos que necesitábamos fotos suyas para ponerlas en la tarjeta, pero fue una sorpresa para todas, porque en ningún momento les contamos la idea que se nos había ocurrido. Y el resultado fue este:


La verdad es que la cara de todas ellas cuando, una a una, fueron viendo la tarjeta, fue para recordar. Pero desde luego, nos quedamos con las risas de Conchi, a la que parece que le encantó el detalle...

12 comentarios:

  1. yo sigo diciendo que parece que tengo patillas jajajaja la foto es buenísima :)

    ResponderEliminar
  2. geminisdespechada: Jaja, yo acabé llorando de la risa cuando os vi a todas mirar la tarjeta y abrir los ojos cada vez más. Vaya trabajo de chinos, ahí recortando cosas como si fuera un puzzle...

    ResponderEliminar
  3. Qué encuentro más chulooooo!!!!

    ResponderEliminar
  4. matiba: La verdad es que estuvo muy bien. Lo pasamos genial. :-)

    ResponderEliminar
  5. Faltaba yo por poner comentario. Leí el post desde el Iphone cuando lo pasó Estrella, pero quiero dejar mi huella. Estuvo genial, verdaderamente fantástico, y las dos hermanas Redondo estáis hechas unas artistas, con una imaginación además!!!!! Qué buenos ratos!!!

    ResponderEliminar
  6. ITACA: Ya se sabe que los últimos serán los primeros, jaja. La verdad es que lo pasamos estupendamente; sí que tenemos ya unos cuantos buenos ratos acumulados... :-)

    ResponderEliminar
  7. Conozco a dos de esas "siresas": a Conchi y a Yolanda. Y la verdad es que es una pena que la Oncena se vuelva a BCN, porque va a ser más complicado quedar con ella, aunque no imposible ¿verdad? Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Kayenna: Anda, no sabía que las conocías a las dos. Pues sí es una pena lo de la Oncena, aunque así tenemos excusa para ir a Barcelona alguna vez.

    ResponderEliminar
  9. UNA CENICIENTA MODERNA: La verdad es que sí, fue un momento muuuuuuy divertido. XD

    ResponderEliminar
  10. hala, qué chulada de foto y la postal muy lograda, que guapas todas de chinitas, jeje. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo que nos reímos... A ver si te apuntas a alguna.

      Eliminar