Si ves algo que te guste y lo quieres de otro color, con otra flor o planta, de otro tamaño o con otro acabado, o incluso algo que no tenga nada que ver con flores, lo puedes pedir. Intentaremos hacer realidad tus sueños si nos escribes a enflorarte@telefonica.net y nos indicas lo que quieres.

Cuadernos de feria (VIII): Camino de ser un clásico

17 a 20 de agosto de 2006: Fresnedillas de la Oliva.

Este año, para la feria de Fresnedillas animamos a que se viniera con nosotras nuestra prima Ana, que hace unos sombreros y tocados que son una maravilla. Le gustó la idea y, después de proponérselo a los organizadores de la feria, la aceptaron sin problemas. Claro, es que hasta este año no habíamos visto nunca a nadie que se dedicara a esta actividad artesanal, así que por eso pensamos que podría estar bien que se animara a venir con nosotras...

Además tuvimos suerte y nos pusieron justo en el tenderete de al lado, con lo cual la tertulia estuvo asegurada durante toda la feria. Encima estábamos en el pasillo central de la carpa, que es por el que pasa siempre más gente; y entre la buena ubicación y que Ana se llevó su máquina de tejer pajas (las pajas para los sombreros también las teje ella misma), no hacía más que pararse gente para mirar. Nos dio un ataque de risa increíble cuando vimos que el pedal de la máquina (el mecanismo es como el de las máquinas de coser tradicionales) estaba hecho con un pedal de batería (de las baterías de música, vaya)...

Lo malo de este año fue que nos lo pasamos genial, como siempre en esta feria, pero nuestra pobre prima no  vendió prácticamente nada... Venía acompañada de su amiga Chus, que hace cosillas muy chulas en cuero, y vendieron algo; y además Chus tiene muy buen gusto para estas cosas y con cuatro tonterías por aquí y por allí les quedó un tenderete de lo más apañado. Pero bueno, al menos pudieron hacer algunos contactos, que siempre son interesantes; y Juana (qué sería de nosotros artesanos sin esta mujer) le encargó un sombrero nuevo y le dio uno para que se lo arreglara.

El lunes, día siguiente de desmontar la feria, al ir a casa de Isabel Romero para devolverle una de las mesas que había puesto en su tenderete, nuestro coche feriante se llevó su primera multa. Como veis, aunque una multa es de lo más típico que le puede pasar a cualquiera, siempre hay anécdotas varias en torno al mundo artesanal...

No hay comentarios:

Publicar un comentario