Si ves algo que te guste y lo quieres de otro color, con otra flor o planta, de otro tamaño o con otro acabado, o incluso algo que no tenga nada que ver con flores, lo puedes pedir. Intentaremos hacer realidad tus sueños si nos escribes a enflorarte@telefonica.net y nos indicas lo que quieres.

Cuadernos de feria (VII): ¡Y nosotras sin luces!

12 a 14 de agosto de 2006: San Martín de Valdeiglesias.

Esta feria tenía bastante buena pinta porque era nocturna (que en pleno mes de agosto se agradece bastante) y además nos instalaron en el castillo de la Coracera, que es un sitio bastante adecuado para una feria de artesanía; lástima que además no fuera necesario haber tenido que ir vestidas de medievales, porque en un castillo parece que procede mucho más que tanto la decoración como los puestos y los artesanos vayan ambientados de esa manera. Pero en esta ocasión no hubo suerte, con lo divertido que es esto de los refajos.

Esta vez no coincidimos con Isabel Romero, y la verdad es que la echamos de menos porque siempre pasamos muy buenos ratos con ella. Eso sí, tuvimos la ocasión de conocer a Gorka, el novio de Alicia, aquella chica que conocimos en Fresnedillas y que hace cositas muy chulas de bisutería con fimo. Y entre venta y venta de cosas, Gorka nos enseñó a hacer sus pulseras; eso sí, en un momento de descuido se le volcó la caja de los abalorios y estuvimos como media hora tirados por el suelo recogiendo bolitas diminutas...

El chico que teníamos en el tenderete de al lado era de Segovia, y nos estuvo contando que estaba medio loco porque una semana después tenía una feria de artesanía de recreación celtibérica y no tenía aún ni idea de cómo iba a apañarse para el disfraz; es que hay veces que con la cosa de organizar ferias originales, a los artesanos nos meten en cada lío que para qué... Y por cierto, menos mal que este chico llevaba bombillas de sobra, porque al llegar a la feria era aún de día y cuando montamos el tenderete no nos dimos cuenta, pero al empezar a oscurecer nos dimos cuenta de que tooooooooodas nuestras bombillas se habían fundido misteriosamente; todavía no hemos conseguido averiguar el motivo de este misterio, porque siempre las revisamos antes de todas las ferias... Si esta de San Martín hubiera sido medieval aún se entendería que en lugar de bombillas usáramos antorchas; pero seguimos sin explicación...

No hay comentarios:

Publicar un comentario