Si ves algo que te guste y lo quieres de otro color, con otra flor o planta, de otro tamaño o con otro acabado, o incluso algo que no tenga nada que ver con flores, lo puedes pedir. Intentaremos hacer realidad tus sueños si nos escribes a enflorarte@telefonica.net y nos indicas lo que quieres.

Cuadernos de feria (VI): Caldereta y flores voladoras

19 a 21 de agosto de 2005: Fresnedillas de la Oliva.

Nuestro segundo año en la feria de Fresnedillas estuvo un poco mejor que el primero, sobre todo porque esta es de las de varios días y un montón de gente, y como ya llevábamos un año entero haciendo ferias teníamos bastante más controlado todo el tema de colocar los trastos en el coche para que luego fuera más fácil descargar a la hora de montar el tenderete. Es que las primeras veces era un poco desastre porque colocábamos las cosas en el maletero y al llegar a las ferias teníamos un pequeño lío hasta que iban apareciendo las cosas que necesitábamos; ahora ya le tenemos cogido el truco y siempre solemos colocar cada cosa siempre en el mismo sitio y en el mismo orden, y al sacarlas para montar el tenderete lo hacemos también en el mismo orden. Parece cuadriculado, pero la verdad es que resulta bastante práctico.

Esta vez tuvimos más suerte con el sitio en el que nos colocaron; el año anterior habíamos estado en la parte trasera de la carpa y la verdad es que teníamos justo enfrente las matas de moras y nos pusimos hasta arriba de ellas, que estaban todas riquísimas. Pero en esta edición estábamos en la entrada principal, y nuestro tenderete era el primero que veían todos los que llegaban a la feria. Así que vendimos bastante.

Como siempre, hubo exhibición ecuestre y en esta ocasión pudimos verla desde nuestro sitio sin tener que andar turnándonos para estar una en el tenderete y la otra en la exhibición. También hicimos un taller con los niños, y casi acaba en desastre porque cuando terminamos de repartirles sus sobrecitos con el material (incluyendo las flores secas), empezó a hacer viento y ya nos veíamos corriendo por el prado para recoger las flores voladoras...

Uno de los días nos achicharramos con la caldereta que nos dieron los de la organización; menos mal que estábamos en mitad del prado y no había problema para pegar un salto con el plato en la mano. Total, lo que se caía al suelo venía el perro de Segundo a comérselo en cuanto alguien se descuidaba...

Este año no hicimos más ferias, únicamente a finales de diciembre la de San Martín de Valdeiglesias, que con la cosa de que las fiestas navideñas caían en fin de semana, la feria se hizo de lunes a miércoles o algo así. Fue un poco desastrosa porque no había casi gente, y nos metieron en un teatro en el que no debía de haber calefacción, porque pasamos un frío horroroso. Vamos, que no nos habríamos perdido mucho de no haber ido...

No hay comentarios:

Publicar un comentario